Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


lunes, 28 de enero de 2008

Cuentos Sufies



El gran Maestro y el guardián

El gran maestro y el guardián dividían la admiración de toda la zawiya (comunidad).

Un día el guardián murió y fue preciso sustituirlo. El gran maestro reunió entonces, a todos los discípulos para escoger quién tendría el honor de trabajar directamente a su lado.

-Voy a plantearles un problema -les dijo-, y aquel que lo resuelva primero será el nuevo guardián de la zawiya.

Terminado su corto discurso, colocó un taburete en medio de la sala. Encima había un florero de finísima porcelana de gran valor, con una hermosa rosa roja en su interior.

-Este es el problema -dijo el gran maestro.

Los discípulos contemplaron perplejos y extasiados lo que veían; los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y elegancia de la flor, su belleza y olor. Pero, ¿qué representaba todo aquello?, ¿qué hacer?, ¿cuál sería el enigma?, ¿y su solución?

Después de algunos largos minutos, un discípulo se levantó, miró al maestro, miró luego a sus colegas y caminando hacia el florero lo levantó entre sus manos y, lanzándolo hacia el suelo, lo destruyó haciéndolo pedazos.

-Usted es el nuevo guardián -dijo el maestro.

Al volver el alumno a su lugar, el gran maestro explicó:

-Yo fui claro, dije que ustedes estaban delante de un problema y un problema es un problema; aún si toma la forma de un florero maravilloso, de una porcelana exquisita y de mucho valor, igualmente un lindo amor que ya no tiene sentido o un camino que precisa ser abandonado pero que insistimos en recorrerlo porque nos da algún tipo de confort. No importa cuan bello y fascinante sea un problema, solo hay una forma de lidiar con él: atacándolo de frente.