Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


miércoles, 28 de septiembre de 2011

Así es arriba, como es abajo...

A muchos les sorprenden las declaraciones de un pretendido especulador de bolsa en las que presume de aprovechar las oportunidades que ofrece la crisis para sacar beneficio propio. Y se atreve incluso a decir que no son los políticos los que gobiernan el mundo, sino Goldman Sachs.

A mí me sorprende que eso sorprenda. Siempre se ha dicho: "a río revuelto, ganancia de pescadores". Y también es cierto que cuando un bien escasea, como ahora el dinero, los que poseen ese bien todavía lo acaparan más.

También me sorprende que algunos ricos, de los de verdad, pidan a los gobernantes de los países donde residen que les suban los impuestos. Me sorprende porque es inusitado, inusual. Claro que, también es cierto que si las economías de los estados sucumben, las suyas peligrarían también. Es muy fácil que en los tiempos de crisis se radicalicen las posturas políticas y se olviden los principios básicos de la democracia: los derechos humanos, y algunas fortunas podrían cambiar de manos de forma abrupta y dolorosa. Algo de eso sabemos aquí, en España, por lo que ocurrió tras la guerra civil.

De todo esto, algo parece claro: la causa de estos males hay que buscarla en la ambición desmedida, en el crecimiento sostenido que han practicado los bancos y las grandes corporaciones. Esto les llevó a tomar decisiones arriesgadas cuyas consecuencias quieren (y han conseguido) que paguemos todos. Primero comprometiendo a los estados para salvar a la gran banca. Y ahora abandonando a esos estados a su propia suerte, endureciendo los créditos o suprimiéndolos.

¿Qué solución hay a todo esto? Yo no lo sé, pero seguro que va de la mano del sentido común, tan escaso en estos días. ¿Como resuelves  tú las crisis económicas en tu casa o en tu empresa?

Pues eso...

1 comentario:

Basseta dijo...

La viñeta de El Roto lo explica todo. Una vez más, una imagen vale más que mil palabras.