Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


domingo, 9 de septiembre de 2007

A pesar de todo... ¡Educación Pública!



Los que estamos implicados en el tema Educativo (padres y madres, maestros y profesores, algunos políticos y otros tantos teóricos y pensadores), lo estamos porque no sólo creemos (tenemos fe), sino que sabemos que la Educación, al igual que la Sanidad y algunas otras necesidades sociales, ha de ser Pública, es decir, financiada y facilitada por el Estado. Es para esas cosas para las que los ciudadanos pagamos impuestos. Y se supone que esas actividades tienen por objetivo, no el ganar dinero, no los resultados económicos, sino los resustados en cuanto a objetivos.

En Sanidad, el objetivo primordial es proporcionar a la ciudadanía una salud inmejorable, y una asistencia sanitaria óptima. Para ello son necesarias inversiones en instalaciones, en personal y en utillajes. Digo inversiones, no gastos, que también lo hay, como es natural.

Y en Educación, igual. Porque tenemos tanto miedo al dolor y la enfermedad, que ponemos en primer lugar la Sanidad entre nuestras prioridades. Sin embargo, tanto la Sanidad como profesión como la salud como actitud vital, tienen su base en una buena Educación. Hablo de Educación, no de enseñanza.

Todos lo años, cuando comienza el curso escolar, nos vemos obligados a hablar de los grandes fallos en infraestructuras (graves fallos por cierto), en dotación de profesionales, en cuestiones curriculares, etc.

Son cosas ciertas que todos sabemos (o deberíamos saber) pero que no deben hacernos olvidar que los principales beneficiarios de esa Educación son los niños y niñas, nuestros hijos. Es muy importante que ellos, a pesar de que sus respectivos Colegios o Institutos tengan graves deficiencias, no vivan como algo negativo el hecho de ir a clase, de ir al Colegio.

Nuestra lucha como padres y madres, como profesionales de la Educación, como responsables políticos, etc., tiene más de un frente, y respecto a los niños hemos de tener la sensibilidad suficiente como para darnos cuenta de que necesitan la suficiente motivación positiva para afrontar su "trabajo" con buen ánimo.

No siempre tenemos los recursos personales necesarios para esa "motivación" y, por eso, nacieron las Asociaciones, las APAs, los Sindicatos, etc. A través de ellas encontramos los apoyos necesarios para conseguir motivarnos nosotros mismos y para motivar a nuestros hijos, nuestros alumnos. Solos podemos hacer bastante, sí, pero en un área muy pequeña y, tal vez, en un entorno inadecuado. Juntos podemos hacer que ese entorno favorezca nuestro trabajo particular.

Hagámoslo, pues, no sólo para criticar (que está muy bien), sino también para aportar ideas, esfuerzos y soluciones. Cada uno desde sus posibilidades, que no son pocas.

Un saludo a todos, y ¡buen comienzo!

No hay comentarios: