Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


miércoles, 25 de junio de 2008

Boicotear al que boicotea


Dicen que robar a un ladrón tiene cien años de perdón. Tal vez pase lo mismo con quien boicotea a un boicoteador.

Lo que está pasando en algunas comunidades autónomas de España con relación a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos es un claro boicot hacia una Ley Orgánica, aprobada por las Cortes Españolas, y una falta de respeto hacia las Instituciones más sagradas en una nación democrática: el Parlamento y el Senado. Lo chocante y paradójico es que sean otras Instituciones las que cometan tal boicot.

Así es que no es de extrañar que haya quien salga en defensa del sentido común usando las mismas armas y argumentos que los boicoteadores usan en su enfrentamiento con el máximo órgano legislativo.

La iniciativa de un Instituto de Secundaria de boicotear la normativa de la Consellería con respecto a el idioma curricular de la citada asignatura y de impartirla en su versión tradicional -es decir, desestimando la "opción B"-, nos puede sorprender en un primer instante, pero no resulta más descabellada que la propia resolución de la Consellería que la regula.

Puede que esta iniciativa sea secundada por otros Centros educativos o no. De hecho, hace falta una especie de golpe en la mesa para que vuelva el sentido común a los que deciden el futuro de toda la Sociedad a través del Sistema Educativo.

¿Será alguien capaz de dar ese golpe?

La imagen la he tomado del blog "La pizarra de tizas"

1 comentario:

Basseta dijo...

El Sr Font de Mora parece ser que quiere emular en esperpento a aquel famoso ministro de Carrero, Julio Rodríguez que en los años 70 cambió el calendario escolar para que empezase en Enero y acabase en Octubre.


Al Sr Font de Mora, que es médico, se le debe suponer una cierta cultura científica y se le debe exigir seriedad a la hora de plantear cualquier reforma en el proceso educativo. Si algún día deja de vivir de la política, cosa que no creo, y tiene que retornar a su profesión, a mí no me gustaría caer en sus manos en vista de la falta de rigor con que aborda los problemas.


Si se hubiera informado antes de proponer esta tontería sabría que la enseñanza de materias específicas en una lengua distinta a la común Content and language integrated learning (CLIL) se está desarrollando en Europa desde hace varios años. Pero también sabría:

- Que solo se oferta a alumnos voluntarios con motivación y unos conocimientos apropiados del idioma a utilizar. Generalmente se les hace una prueba oral y otra escrita.

- Que para que el programa tenga éxito la asignatura elegida se debe impartir durante al menos 4 años (y más de una hora a la semana)

- Que se necesita profesorado del área implicada con buena pronunciación y elevados conocimientos de inglés.

- Que se empieza con pocos grupos experimentales.


Por lo tanto, querer generalizar y que todos los alumnos de segundo de secundaria estudien educación para la ciudadanía en inglés, por primera y última vez ya que la asignatura solo se imparte en ese curso, es un disparate que solo se le puede ocurrir a alguien que tiene un desconocimiento enorme de la realidad de la enseñanza secundaria, o que desprecia la educación, y tanto por lo uno como por lo otro, no está capacitado para regir los destinos educativos de la Comunidad Valenciana.