Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


lunes, 20 de octubre de 2008

El pretendido plurilinguismo


Es muy loable que se pretenda llegar al punto en que la futura población de España, y concretamente de la Comunidad Valenciana, sepa defenderse en otros idiomas como el inglés e, incluso, hacerse entender por los nativos en esos idiomas.

No obstante, de tanto mirar a lo lejos, no vemos que a nuestros pies nos amenazan las pozas de nuestro retroceso en el uso y dominio de nuestro propio idioma.

A poco que nos fijemos, encontraremos en los medios de comunicación, y sobre todo en los comentarios a los artículos y entradas de los periódicos y bitácoras, una serie de incorrecciones en el uso del castellano que sonrojan a cualquiera que estime un poco nuestro idioma.

Dicen los expertos catedráticos y doctores de filología hispánica, que "buena parte de los universitarios no superaría hoy el listón gramatical (dos faltas de ortografía o tres de puntuación acarreaban el suspenso) que se aplicaba décadas atrás a los alumnos de nueve años en el examen de ingreso al bachillerato". Y esto ocurre porque "el sistema educativo ha descuidado en los últimos tiempos la enseñanza de la lengua, y porque tampoco la sociedad cree que hablar y escribir bien sea fundamental para el desarrollo intelectual y el éxito social y profesional."

En el reportaje publicado en el diario "El País", en su edición digital, se recoge el sentir de los miembros de la Real Academia de la Lengua, de los empresarios cuyo medio es el idioma, y de los profesores de Universidad que observan que los estudiantes llegan a la misma y a las empresas con peor dominio del idioma que hace quince años.

Yo creo que todo esto es cuestión de la decadencia del gusto por las cosas bien hechas. Y ese gusto no se está inculcando en las etapas de la educación en las que se forman las tendencias en las personas: entre los 5 y los 12 años. El problema no es sólo político sino que es un problema social. La sociedad en su conjunto no considera la educación ni el gusto por las cosas bien hechas como cosas importantes. No es la calidad lo que nos mueve, por mucho que queramos engañarnos, sino la cantidad.

En el trabajo nos importa más hacer mucho en poco tiempo, aunque no esté bien hecho. En la Educación pasa lo mismo. Mucho temario en muy poco tiempo y con medios muy anticuados.

Mucho es lo que necesita cambiar la sociedad si no queremos volver a una nueva Edad Media.



La imagen de D. Eusebio es de Gomaespuma

1 comentario:

Basseta dijo...

Completamente de acuerdo amigo Claudio. Hace tiempo que vengo observando que vivimos en el reino de la mediocridad, donde los mediocres obtienen los mejores beneficios. Si un estudiante saca muchos sobresalientes es un bicho raro, pues la masa intenta sacar el aprobadillo justito. Y así nos luce el pelo luego, con licenciados mediocres, profesionales mediocres y ... Consellers mediocres