Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


viernes, 21 de noviembre de 2008

El loco es el cuerdo


Muchas cosas curiosas hay para comentar, unas más graciosas que otras, unas más positivas que otras.

Un buen amigo me envió un enlace a una entrevista realizada por Andreu Buenafuente a Leopoldo Abadía, ingeniero industrial de 75 años, ex-profesor de política de empresa en el IESE, y que se ha hecho famoso por explicar de una forma clara y sencilla qué ha pasado en el sistema financiero internacional para que ahora nos veamos metidos en un enredo del que, de momento, nadie sabe muy bien cómo salir. El visionado de la entrevista vale la pena y os lo pongo aquí, para que no tengáis que cambiar de página, a no ser que queráis buscar la segunda parte de la misma, que tampoco tiene desperdicio.



Cuando uno escucha a gente tan inteligente y tan campechana exponer con claridad un tema tan enredado, dan ganas de invitarle a que se presente para un cargo público de relevancia para ver si aprenden los que nos gobiernan. Porque a veces uno ve actitudes y escucha frases de los políticos que tienen las riendas del carro, y dan ganas de bajarse del mismo.

Otro amigo me pasaba este artículo de Arturo Pérez Reverte, publicado en XL Semanal. Muy fuerte el estilo de Reverte. Pero no le falta razón.

Y es que los políticos parece que tienen unos criterios en los que priman los negocios que puedan favorecer desde sus puestos de influencia y decisión, sin tener en cuenta que también son puestos de responsabilidad. Aunque esa responsabilidad, bajo mi punto de vista, queda en una simple componente moral sin repercutir en la responsabilidad penal. Hasta ahora, no se ha encarcelado a ningún político que haya permitido o incentivado negligencias en la aplicación de leyes y normas de carácter social, laboral o educativo. Tan sólo cuando han cometido irregularidades en lo urbanístico, ven peligrar su reputación y su libertad.

Y esto lo pueden hacer en tanto en cuanto los ciudadanos no ejerzan como tales, no participen desde las instituciones, desde las asociaciones de diverso tipo, en el control de las actividades políticas.

En este sentido, debo felicitar a la AMPA del Colegio Público Derramador, de Ibi, a su Presidente y a la Junta Directiva, por haber luchado para conseguir que les devolvieran el especialista en Audición y Lenguaje que les había suprimido la Consellería por nuevos criterios de baremación en los casos de alumnos con necesidades educativas especiales. Cambio de criterio que persigue, ante todo ahorrar dinero que se despilfarra en fastos y boatos de otra índole. Pero no vendamos la piel del oso, que aún no está resuelto definitivamente.

En este mundo global, la gente sólo mira su propio ombligo. ¡Qué paradoja tan incongruente!

3 comentarios:

Claudio dijo...

Por motivos que desconozco, el comentario que ha puesto un amable lector, se ha perdido.

hacía referencia a que el loco es el cuerdo..... si el cuerdo no es listo o ....

Lamento que haya fallado el sistema en el momento de publicarlo. Si quieres, te invito a volverlo a enviar.

Mis disculpas y agradecimiento

Basseta dijo...

No sólo es cuestión de tirar del humor para entender todo lo que está pasando, también es necesario ciertas dosis de sencillez y humildad a la hora de transmitir el mensaje. Se necesita entender los problemas y desde ahí, arrancar con las soluciones. ¿Por qué está pasando todo esto? ¿Por qué está afectando a tantos países y al mundo en general? En parte, culpa de la globalización, pero mucho más por los fallos de los órganos que debían velar por el cumplimiento de las normas y tenían que encargarse de regular esos mercados que ahora viven todo el rato con las bocanadas de aire de la respiración asistida llamada gobiernos.

Anónimo dijo...

La avaricia rompe el saco. Las corporaciones, las empresas y, sobre todo, los bancos y entidades financieras, no admiten que un año con menos beneficios no es un año de pérdidas.

Están puestas a ganar cada año más y si no, ya están perdiendo.

Con esa actitud ahogan cualquier sistema fianciero por fuerte que sea.

Y la gente, como nos dejamos engañar con las bondades del buen vivir que nos meten por los ojos a través de la tele, pues gastamos sin darnos cuentea de que no podemos gastar tanto.

Me parece muy mal que utilicen el dinero público en reflotar negocios privados que siempre se han mostrado egístas y nada solidarios con sus clientes menos "pudientes".

El que se tenga que hundir, que se hunda. Así sólo quedarán los mejores, y a volver a empezar. Pero escarmentados.