Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


martes, 25 de noviembre de 2008

Señor ¡qué cruz!


Ya estamos con que si la abuela fuma.

Voy a dar mi opinión sobre el tema del crucifijo en las aulas, de moda ahora que un juzgado de Valladolid, tierra de arraigada tradición católica, ha obligado a un Centro público de Primaria a eliminar los crucifijos que todavía permanecían alli colgados.

Voy a dar mi opinión en mi bitácora, en mi blog, que también es el vuestro si queréis, porque es donde mejor puedo darla, aparte de en el blog de mi amigo Basseta. También vosotros podéis dar aquí vuestra opinión, que para eso es un blog, para expersar opiniones sobre los temas expuestos y propuestos por quien lo administra o por los mismos que comentan.

Y mi opinión no es otra que hace ya más de 30 años que debería haber salido todos los símbolos religiosos de cualquier edificio dependiente del Estado. El Estado es laico y no puede asumir ningún símbolo sectario. Cada cosa en su sitio. Las religiones en los templos y sitios de culto.

Y no existe nigún tipo de repudia a Cristo ni a cualquier otro personaje simbólico de otras religiones. Simplemente, se trata de evitar el sectarismo que hasta ahora han traído las religiones que, aunque ahora se llenan la boca con el respeto a todas las confesiones religiosas, no han podido ellas mismas soportarse unas a otras. Y la más intransigente de todas tal vez sea la católica.

Así que, el que quiera conocer y practicar una religión, fuera de lo que sea la práctica diaria de sus preceptos de bondad, justicia y respeto por el prójimo, que vaya a las iglesias, mezquitas, sinagogas y todo tipo de templo existente en el abanico de religiones. ¡Qué paradoja! "Religión" significa, igual que "yoga", unión. Y sin embargo, hasta ahora las religiones no han servido para unir a los pueblos, sino para crear diferencias inexistentes antes de su aparición.

Y el caso es que todas son iguales.

Es una opción tan personal, que hay que sacarla del sistema educativo público. Y el que la quiera, que se la procure.

2 comentarios:

Basseta dijo...

La Ministra de educación ha dicho que "deben quitarse" de los lugares públicos los símbolos que puedan "agredir".

Y yo pregunto: ¿Por qué si agrede u ofende? Es evidente que la exhibición de símbolos religiosos condiciona la percepción de la sociedad, pero no hace falta que estemos en presencia de una agresión u ofensa, porque no es esa la cuestión.

La cuestión es si debe haber símbolos religiosos en lugares o actos públicos. Y no debe haberlos, porque en España (por suerte) NO hay religión oficial. Así que dejémonos de discusiones bizantinas sobre si el Estado es laico o aconfesional, que parece que es la última moda: la conclusión es que no hay religión oficial.

Voy a poner un ejemplo: imaginemos que en lugar de hablar de religión hablásemos de deporte. En un determinado pueblo, un alcalde o un cura forofos del Barça podrían estar de acuerdo en poner un escudo de su equipo en el Salón de Plenos o en la Capilla. ¿Cómo lo veríamos? ¿sería una agresión para los demás? no lo creo (salvo para los muy, muy madridistas), pero no es muy complicado explicar porqué motivos sería improcedente ¿o no?

Anónimo dijo...

Esto de la religión se ha convertido en un cuento y en una mentira que sólo sirve para que unos cuantos hipócritas vivan bien a base de decirles a los crédulos qué tienen que hacer para "salvarse".

Si hubiese que pagar una cuota para ser católico, veríamos cuántos lo serían, pero apoyarse en la protección estatal porque el país es "mayoritariamente" católico es una falacia más grande que la "verdad" que predican.

¡Sepulcros blanqueados, eso es lo que son!