Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


martes, 5 de mayo de 2009

Se hace camino...

A menudo resulta complicado encontrar un tema que sea de interés sin caer en la tentación de recurrir a la crítica fácil y destacar las carencias, sean las que sean.

La cuestión educativa implica esfuerzo y atención constante. Esto no tiene por qué significar tedio o aburrimiento, sino todo lo contrario. Aunque es cierto que vencer la inercia es el primer y más costoso esfuerzo, una vez realizado todo es más sencillo. Es como hacer andar la bicicleta cuando has parado en medio de una cuesta. Las dos primeras pedaleadas son lás más complicadas, las que requieren mayor esfuerzo. Luego ya es cuestión de constancia y confianza.

En la labor educativa, como en la del pedaleo, puedo buscarme la vida solo, aplicar lo que sé o lo que voy aprendiendo por mi cuenta, con el riesgo de cansarme antes y perder la oportunidad de compartir con otros lo que yo aprendo y lo que aprenden los demás. También puedo buscarme un grupo de gente que comparta mis inquietudes y que me refuerce la motivación, que me ayuden a dar esas "dos primeras pedaleadas" y a no perder la confianza para "subir la cuesta".

Educar no es domesticar, sino que es crear vida inteligente, generar la capacidad de apasionarse.

Cada uno es libre de hacer las cosas como mejor le parezca. Está en su derecho. Pero yo estoy convencido de que todos necesitamos ayuda en las labores educativas. Los que somos padres o madres y los que han hecho de esto su profesión. Es muy frecuente ver, en los grupos humanos, la tendencia a percibir las incorrecciones de los compañeros, achacar a esas incorrecciones todos los males que sufre el grupo, y no pararnos a mirar cuál es nuestra función y si la estamos realizando de forma inmejorable. Y para ayudarnos a distinguir si lo hacemos mejor o peor, nada como escuchar lo que nos dicen los que están a nuestro lado, ya sea en tareas similares o distintas. Escuchar de forma activa. Asumiendo que casi nunca estamos en posesión de toda la razón, de toda la verdad. Y aceptando que no estamos nadie obligados a ver las cosas de la misma manera, y no por eso estar enfrentados.

En alguna ocasión se me ha acusado de hacer proselitismo desde mis escritos, desde las publicaciones que yo inicio y fomento, de las ventajas de las Asociaciones de padres y de la conveniencia de participar, a través de ellas, en la vida educativa de nuestros hijos. Creo que estoy en mi derecho. Estoy convencido de esas ventajas y de la idoneidad de esa participación. Es más, digo que es esencial para mejorar la calidad del sistema educativo. Y también digo que sólo desde la responsabilidad de mi actuación como padre puedo esperar la responsabilidad de los demás sectores implicados en la educación de mis hijos.

Educar no es fácil. Menos en los tiempos tan inestables que nos ha tocado vivir. Pero es en estos tiempos cuando más recursos tenemos a nuestro alcance para realizar nuestra labor con mayor éxito. Sólo es necesario conocer esos recursos y aplicarlos correctamente.

Iniciemos un concurso: ¿Qué recursos educativos para las familias conoces tú?

1 comentario:

Basseta dijo...

Yo creo que Internet es "el recurso" educativo para la familia. Es decir, un padre o una madre, sentados cara al monitor con su hijo o hija al lado manejando el ratón, puede ser más que suficiente. Enseñarles a discriminar entre páginas, darles pautas para no identificarse allí donde se les pide, escapar de las malas ciber-compañías, etc.

Si alguien quiera algún otro tipo de consejo, puede ver el siguiente documento: http://www.bilbao.net/castella/educacion/apoyo_educacion/padres_hijos.pdf

Y los que quieran jugar a profesores pueden encontrar muchos recursos en http://www.pequenet.com/profes/ficha_profe.asp