Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. guisaet@gmail.com


miércoles, 18 de agosto de 2010

¡Vaya valla!


He tenido una pequeña discusión con mi hija, la pequeña, que está en la edad de la discusión, en ese momento de la vida en el que se pretende tener razón y se defiende esa razón a capa y espada.

Ha sido una discusión sin importancia en cuanto a sus consecuencias. El tema de la discusión puede que carezca también de interés para muchas personas, pero para mí sí que es interesante. Tenemos en casa a una joven polaca que está estudiando español en la Universidad de Alicante, y para ella resulta difícil pronunciar ciertos fonemas que en su idioma parece ser que no existen. Esto no es extraño, pues en polaco hay otros muchos que para nosotros son casi impronunciables.

Uno de esos fonemas españoles es el de la antigua letra "ll", letra que no existe ya como tal en el alfabeto castellano, pero cuyo fonema sigue existiendo o, al menos, existe para mí.

Según dice mi hija, los de su generación (16 años) no distinguen entre la "ll" y la "y", y pronuncian de la misma forma "vaya" que "valla", lo que les lleva a confusiones cuando, por el contexto, no se evidencia cuál de las dos palabras es la que se ha pronunciado.

Sé que hay muchas zonas de España donde no se pronuncia correctamente el castellano, o lo hacen con sus propias particularidades, y no usan todos los fonemas que caracterizan al idioma, por lo que les resulta difícil pronunciar la "ll", por ejemplo.

No es lo mismo decir "rayo", que "rallo", "lluvia" que "yuvia", "llena" que "yena". A la hora de pronunciarlas, suenan casi igual, pero las diferencias son muy evidentes.

Mi hija dice que en el colegio y en el instituto no les han enseñado las diferencias en la forma de pronunciar ciertas fonemas y, así, la juventud pronuncia igual la "b" que la "v" o la "ll" que la "y".

Tal vez, en eso consiste la evolución de los idiomas. Con el tiempo, ciertos fonemas y ciertas palabras dejan de usarse, con lo que se simplifica el idioma en sus formas y variedad y, por lo mismo, se empobrece en cuanto a su riqueza de matices a la hora de poder expresar distintos significados y enfoques a ideas similares.

Hace ya tiempo que detecto en los medios de comunicación que se confunde el uso del verbo "haber" con la expresión "a ver". Para mí, es muy grave ésto. Pero igual es que soy un exagerado.


6 comentarios:

rockcommel dijo...

En México no hay diferencia de pronunciación de los fonemas que mencionas. Bien o mal, no sé.

Las palabras que "suenan" similar se distinguen en este caso por el contextoen el que se presentan.

Rebeczka dijo...

Lo que cuentas me es familiar. Creo que tu y yo también tuvimos esa pelea..
He visto el video y me parece muy bien toda la teoría, pero ni tú pronuncias esas palabras ccomo la mujer del video.
En castellano no se distingue la "y" de la "ll" y a los polacos les cuesta tanto una como la otra porque pronuncian una "i" (la "y" les cuesta menos).
Es igual que la "b" y la "v". En teoría se deberían diferenciar, pero en la práctica nadie lo hace.
Creo que tú, como valenciano de pura cepa, lo distingues y lo practicas con total claridad y soltura.
Piensa en como parodian los castellanoparlantes a los valencianos o catalanes: justamente acentuando esas letras, sobre todo la "ll".
Un saludo!

PD: ya me veo la discusión, tú, Elena y la polaca en medio.. jaja

Mari dijo...

Claudio, jo pense con la teua filla. Sempre he sentit dir, a professors i amics, que en castellà no hi ha diferència entre "b" i "v", ni entre "y" i "ll", que som nosaltres els valencians que li la donem perquè en valencià si que existeix. Jo, la veritat, no estic segura de quina és la forma correcta, però quan parle si que faig distinció, siga en castellà o en valencià.

Anónimo dijo...

En castellano no existe el fonema v, pero sí hay diferencia entre y y ll.

Claudio dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios que tanto me abren los ojos y me hacen profundizar en la investigación de este asunto.

No tiene la mayor importancia, pero el idioma es un tema que me gusta mucho, y la evolución de sus formas y usos me parece muy interesante.

Como dice el último comentario, en español (castellano) no hay ya diferencia entre "v" y "b", aunque hubo un tiempo en el que sí la hubo.

Yo, como Mari, al ser valencianoparlante, sí hago distinción, y noto que eso me facilita distinguir entre palabras que se pueden confundir si no se distingue entre "v" y "b".

El soldado desconocido dijo...

Yo soy aragonés de origen y pronuncio, mimo y cuido al controvertido fonema que, desde luego, existe. Sirva de apoyo a la tesis, mi suegra, persona de 88 años, con estudios mínimos, natural de un pueblo de la Alcarria, que también la pronuncia.

Vale que el lenguaje evolucione, pero una cosa es evolución y otra bien distinta darse a la desidia. En ese sentido no hay más que leer la forma que tiene la gente (no digo los jóvenes, digo la gente) de escribir en los foros, en los SMS, etc. ¡Cuidado! (abrir admiración también existe) eso podría llegar a considerarse evolución. Nos ha costado miles de años llegar desde el simple gruñido hasta aquí. A ver si a caballo de una evolución mal entendida volvemos a las cavernas.

Saludos desde la trinchera.