Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


martes, 1 de enero de 2008

Año Nuevo, vida nueva


Tradicionalmente, cuando comienza un nuevo año, símbolo de un ciclo nuevo, solemos marcarnos unas metas, unos objetivos a cumplir.

Yo, ante todo, deseo que todos os llenéis de alegría y de energía positiva, a pesar de vuestras circunstancias personales que, estad seguros, son pasajeras. Vosotros no lo sois, pero vuestras circunstancias sí.

Estamos en constante cambio, en continua evolución. Lo que en otro momento nos turbaba, hoy tal vez nos deja indiferentes o, afortunadamente, es una herramienta más en nuestro vivir.

Estamos en constante aprendizaje. Yo puedo deciros que he aprendido algo muy importante, a mi juicio: nuestra palabra es Ley. Aquello que decretamos, se cumple. Para bien o para mal. Es comparable a la fábula del Rey Midas. Los dioses le concedieron un deseo y, debido a su talante codicioso, deseó que todo lo que tocara se convirtiese en oro. Midas no calculó que tenía que comer, que tenía que acariciar a su esposa e hijos, que tenía que cabalgar, que no podría acariciar a sus queridos perros de caza...

Alguien dijo en una ocasión: "Cuidado con lo que deseas, porque se cumplirá".

Seamos o no conscientes de ello, esta Ley se cumple. Lo que decretamos, se cumple. Y lo hace en proporción directa a la intensidad emocional de nuestro decreto.

Esta es una bitácora dedicada al mundo de la Educación. No sólo a la educación académica, sino a la Educación, en el sentido más amplio de la palabra. Mi deseo es que sea un portal de comunicación (uno más) para todos los que, de alguna manera tengamos inquietudes en este campo.

Por eso, a través de este portal, quiero lanzar una propuesta al mundo: que seamos cuidadosos con lo que decretamos. Que, cuando corrijamos a nuestros hijos, utilicemos afirmaciones positivas, que evitemos decir: "eres ......" y en esos puntos suspensivos, cualquier defecto. En su lugar podemos decir: "Tu actitud es incorrecta, por esto:" "Eres capaz de hacerlo mejor." "Te quiero, te amo".

En todas las actividades del ser humano, es la práctica la que hace maestros. Y para practicar los decretos positivos, ¿qué mejor que hacerlo con nosotros mismos? Las personas somos, ante todo, seres emocionales. Nos movemos en base a nuestras emociones. Al igual que tratamos de cuidar nuestra alimentación física con productos de calidad, nuestras emociones hemos de alimentarlas también con productos de la mejor calidad. Y las de nuestros hijos. Por eso, lo mejor es amarse a sí mismo mucho. ¿No os parece?

Así es que, buenas lecturas, nada de tele-basura, mucha charla en casa, paseos y juegos. Y alegría, mucha alegría.

Abrazos a todos.