Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


lunes, 11 de febrero de 2008

Jornada continuada: la sinrazón vuelve a la carga

Tras el paréntesis navideño,
las centrales sindicales de profesionales docentes vuelven a esgrimir sus pretensiones de conseguir un horario laboral que les asemeje al resto de funcionarios de escritorio. Comprendo sus aspiraciones, creedme. El lema del asalariado parece ser "trabajo: poco y bien pagado." Lo que ocurre es que los maestros y profesores no trabajan solos: la materia prima, el producto de su labor, son nuestros hijos, la educación de nuestros hijos.

Y, en su intento de convencer a los que tenemos casi siempre la voz más fuerte en estos temas, los padres,(esos a los que tan gratamente acuden en busca de ayuda cuando les conviene para sus pretensiones de mejora de la calidad de sus puestos de trabajo), no dudan en entonar los engañosos cantos de sirena que dicen que con la jornada continuada los niños mejorarán su rendimiento escolar, tendrán más tiempo para sus actividades extraescolares, los padres tendremos más tiempo para estar con ellos (sic) y todo será mejor.

Lo que olvidan decir es que los comedores escolares desaparecerán, los niños estarán más estresados, los padres tendremos que gastar más en actividades que eviten que los niños estén solos mientras sus padres, que no somos funcionarios de escritorio, estamos trabajando hasta las seis, en el mejor de los casos, lo que redundará en una merma de la calidad en la educación, un aumento en la conflictividad escolar y un alejamiento de la familia y la escuela.

Hace ya seis meses inserté una entrada comentando este tema. No me gusta reiterarme sin necesidad, máxime cuando no ha cambiado el discurso de los Sindicatos, salvo por el hecho de que presionan a la Consellería con movilizaciones si no accede a sus pretensiones, ni tampoco ha cambiado el razonamiento en contra de las Federaciones de APAs, (nosotros no nos vamos a quedar quietos, claro está).

Lo malo es que los Sindicatos utilizan la misma estrategia que condenan en los empresarios de otros sectores cuando dividen la opinión de los trabajadores, para debilitar su fuerza, basándose en la vieja ley del egoismo. Tratan de dividir la opinión de los padres y así convencer a Consellería de que debe hacerles caso.

Sólo espero que seamos capaces de iniciar un debate en el que la razón, la finalidad de todo esto --que no es otra que la Educación-- ilumine a los que tienen que tomar decisiones, tanto en la Administración como en los diferentes sectores implicados en ella.

No me resisto a volver a insertar el artículo de Rafael Feito Alonso sobre la cuestión.