Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. guisaet@gmail.com


miércoles, 28 de mayo de 2008

El valor de la Palabra


Estaba meditando sobre la conveniencia de insertar un nuevo artículo en este espacio que comparto con vosotros dándome cuenta de que no había de ser un artículo cualquiera, de relleno, sino algo que tuviera sentido, algo que mereciera la pena y que expresara mi forma de sentir y pensar con respecto a las relaciones interpersonales, a las base y los ritos comunicativos que ejercemos las personas.

La base de comunicación que empleamos es la palabra. Hay otras formas de comunicación que se basan en medios visuales o táctiles. Imágenes, colores, luces y sombras, sabores, caricias o golpes, etc.

Se suele decir que una imagen vale mil palabras. Pienso que no siempre es así. Cuando intentamos comunicar a los demás nuestra particular visión de las cosas, nuestras teorías sobre el mundo, la vida, la sociedad, lo justo y lo bello, necesitamos utilizar palabras además de imágenes.

Cuando necesitamos comunicarnos con alguien en particular, para expresarle nuestro afecto o nuestro desacuerdo, nuestro antagonismo o nuestra connivencia, tenemos que usar la palabra.

La palabra es, tal vez, el medio más directo de expresar, de transmitir, ideas y energías que pueden hacer mucho bien o mucho mal a quien las escucha. Tal es el poder y el valor de la Palabra.

El valor de las Palabras

"Cuenta la historia que en cierta ocasión, un sabio maestro se dirigía a su atento auditorio dando valiosas lecciones sobre el poder sagrado de la palabra, y el influjo que ella ejerce en nuestra vida y la de los demás.

- "Lo que usted dice no tiene ningún valor"- lo interpeló un señor que se encontraba en el auditorio.

El maestro le escuchó con mucha atención y tan pronto terminó la frase, le gritó con fuerza: - "¡¡Cállate y siéntate, estúpido idiota!!".

Ante el asombro de la gente, el aludido se llenó de furia, soltó varias imprecaciones y, cuando estaba fuera de sí, el maestro alzó la voz y le dijo:

- "Perdone caballero, le he ofendido y le pido perdón; acepte mis sinceras excusas y sepa que respeto su opinión, aunque estemos en desacuerdo".

El señor se calmó y le dijo al maestro: - "Le entiendo, y también pido disculpas y acepto que la diferencia de opiniones no debe servir para pelear, sino para mirar otras opciones".

El maestro le sonrió y le dijo: - "Perdone usted que haya sido de esta manera, pero así hemos visto todos del modo más claro, el gran poder de las palabras, con unas pocas palabras le exalté y con otras pocas le calmé".

Las palabras no se las lleva el viento, las palabras dejan huella, tienen poder e influyen positiva o negativamente. . .

Las palabras curan o hieren a una persona. Por eso mismo, los griegos decían que la palabra era divina y los filósofos elogiaban el silencio.

Piensa en esto y cuida tus pensamientos, porque ellos se convierten en palabras, y cuida tus palabras, porque ellas marcan tu destino.

Medita sabiamente para saber cuándo y cómo hay que comunicarse y cuándo el silencio es el mejor regalo para ti y para los que amas.

Eres sabio si sabes cuándo hablar y cuándo callar.

Piensa muy bien antes de hablar, cálmate cuando estés airado o resentido, y habla sólo cuando estés en paz.

Recuerda que las palabras tienen poder y que el viento nunca se las lleva.

Las palabras encierran una energía que bien puede ser positiva o negativa. Recuerda: "Una cometa se puede recoger después de echarla a volar, pero las palabras jamás se podrán recoger una vez que han salido de nuestra boca"


2 comentarios:

MARIA dijo...

LLEVO POCO TIEMPO LEYENDO ALGUNOS BLOGS Y HOY ESTA LECTURA HA SIDO DIFERENTE, ME HE IDENTIFICADO MUCHO CON MI FORMA DE ENFOCAR CUALQUIER CONVERSACION, SIEMPRE REFLEJO LO POSITIVO DE LAS SITUACIONES E INTENTO QUE LA OTRA PERSONA NO SE SIENTA MAL POR OIR ALGUNA COSA FUERA DE LUGAR,Y AUN ASI HAY PERSONAS NEGATIVAS QUE LO POSITIVO LO TRANSFORMAN EN NEGATIVO, INTENTO EVITAR RELACIONARME CON GENTE ASI, PUES A LA LARGA NO PUEDES HACER FELIZ A TODO EL MUNDO. A LAS PERSONAS QUE ESTAMOS BIEN NOS GUSTARIA QUE TODOS ESTUVIERAN IGUAL, PERO PARA UNO ESTAR BIEN TIENE QUE NACER DE UNO MISMO, NO DE LOS DEMAS, CON LOS DEMAS PUEDES COMPARTIR EL BIENESTAR TUYO, PERO CADA UNO DEBERA ENCONTRAR EL PROPIO. PIENSO QUE EL SABER QUE DECIR EN TODO MOMENTO ES EL SECRETO PARA CONSEGUIR TODO CUANTO TE PROPONGAS, POR ESO YO TAMBIEN PIENSO MUCHO EN LA IMPORTANCIA DE LAS PALABRAS. LEERE ESTE BLOG OTRO DIA PARA CURIOSEAR EN EL.

Anónimo dijo...

HOLA CLAUDIO, Me ha gustado mucho esta entrada, el lenguaje es un gran poder del ser humano, y cuando es hablado, directo y vivo tiene un poder inmenso. Hace unos meses leí el Libro "Los cuatro acuerdos" me gustó muchísimo. Uno de los acuerdos es precisamente el buen uso de las palabras ya que constituyen uno de nuestros grandes poderes. Os pongo un enlace de los muchos que podéis encontrar en la red :
http://es.shvoong.com/books/1769482-primer-acuerdo-los-cuatro-acuerdos/

El libro desde luego es muy interesante.
Un abrazo
Puri