Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


sábado, 26 de diciembre de 2009

El cuento como vehículo educativo

La forma más antigua y eficaz de educar es contar cuentos. A través de los cuentos, historias ficticias, aunque estén basadas en hechos reales, se trans miten de forma natural y no forzada los valores y fundamentos de una cultura, de una sociedad ideal, de una forma de convivencia que resulte satisfactoria para todos. Evidentemente, también pueden servir para todo lo contrario.

Recuerdo que, de pequeño, no encontraba mejor medio de pasarlo bien que leyendo cuentos, mitos y leyendas de todo tipo. Y eso me ayudaba a comprender que en el mundo abunda todo tipo de personas y situaciones, las agradables y las desagradables. Y que las personas desagradables lo eran por su propia ignorancia y desconocimiento de los verdaderos valores.

Estamos en Navidad. Es el tiempo en que los niños están más motivados a recibir atención por parte de sus padres y demás familiares. Dejando de lado el hecho religioso (que no a todo el mundo satisface), lo cierto es que son los sentimientos y emociones lo que forman la base de la personalidad, el entramado de las relaciones humanas, y eso es lo que puede hacernos felices o desdichados. Los sentimientos de amistad, amor, empatía, alegría, etc., son típicos en estas fechas. Mucha gente desprecia la Navidad por la hipocresía que rodea esta fiesta, por el consumismo que impera en la sociedad y por lo trasnochado de los valores que, tradicionalmente, envuelven la Navidad.

Sin embargo yo me pregunto: ¿depende de los demás mi escala de valores? ¿Es la sociedad consumista la que me dicta lo que debo o no sentir en Navidad y el resto del año? ¿Tanto me cuesta mirar a las personas de mi entorno con otros ojos, tratando de ver lo que tienen de bueno y positivo? Y otra pregunta más: ¿Cómo me muestro a los demás? ¿Qué opinión tienen los demás de mí, de mis actitudes, de mis actos?

Los cuentos son las semillas que se siembran en la mente y la sensibilidad de los niños y niñas. Junto con el abono de nuestro cariño y comprensión de su realidad, esas semillas formarán la base de su personalidad. Elegir bien los cuentos, valorar adecuadamente las cualidades y habilidades humanas que fomentan, es parte de nuestra función como educadores.

Leer o contar un cuento a nuestros hijos o alumnos, es una de las mejor formas de inculcar en ellos los valores que conforman una personalidad fuerte y estable.


Algunas páginas de cuentos:

.- Cuentos para dormir

.- Los mejores cuentos.

.- Cuentos en inglés.

.- El valor de un cuento.

Las imágenes son del sitio "Encuentos.com"

No hay comentarios: