Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. guisaet@gmail.com


domingo, 11 de enero de 2009

El valor de educar

Hace ya 10 años que la entonces concejala de Educación de Ibi, Maite Cabrera, regaló a los miembros del Consejo Escolar Municipal el libro de Fernando Savater "El valor de educar".
Durante estos días de vacaciones navideñas lo he vuelto a leer para refrescar y comprender mejor todo lo que en él explica el filósofo sobre el hecho educativo. No tiene desperdicio ninguno de los capítulos del libro.

He aquí algunas de las reflexiones que quiero destacar:

De el prólogo:" Quien no quiera mojarse, debe dejar la natación; quien sienta repugnancia hacia el optimismo, que deje la enseñanza y que no pretenda pensar en qué consiste la educación. Porque educar es creer en la perfectibilidad humana, en la capacidad innata de aprender y en el deseo de saber que la anima, en que hay cosas (símbolos, técnicas, valores, memorias, hechos...) que pueden ser sabidos y que merecen serlo, en que los hombres podemos mejorarnos unos a otros por medio del conocimiento./.../ Con verdadero pesismismo puede escribirse contra la educación, pero el optimismo es imprescindible para estudiarla... y para ejercerla. Los pesimistas pueden ser buenos domadores pero no buenos maestros."
Termina el prólogo añadiendo que el título del libro hace referencia a que la educación es valiosa y también a que es preciso tener mucho valor para ponerse a educar. "Cobardes y recelosos, abstenerse".

En los diferentes capítulos: "Hasta tal punto es así que el primer objetivo de la educación consiste en hacernos conscientes de la realidad de nuestros semejantes./.../ Lo cual implica considerarles sujetos y no meros objetos; protagonistas de su vida y no meros comparsas vacíos de la nuestra./.../ La realidad de nuestros semejantes implica que todos protagonizamos el mismo cuento: ellos cuentan para nosotros, nos cuentan cosas y con su escucha hacen significativo el cuento que nosotros también vamos contando... Nadie es sujeto en la soledad y el aislamiento, sino que siempre se es sujeto entre sujetos: el sentido de la vida humana no es un monólogo sino que proviene del intercambio de sentidos, de la polifonía coral. Antes que nada, la educación es la revelación de los demás, de la condición humana como un concierto de complicidades irremediables."

"Se trata, como suele decirse, de una crisis de autoridad en las familias./.../ En su esencia, la autoridad no consiste en mandar : etimológicamente, la palabra proviene de un verbo latino que significa algo así como "ayudar a crecer". La autoridad en la familia debería servir para ayudar a crecer a los miembros más jóvenes, configurando del modo más afectuoso posible lo que en jerga psicoanalítica llamaremos su "principio de realidad". Este principio, como es sabido, implica la capacidad de restringir las propias apetencias en vista de las de los demás, y aplazar o templar la satisfacción de algunos placeres inmediatos en vistas al cumplimiento de objetivos recomendables a largo plazo. Es natural que los niños carezcan de la experiencia vital imprescindible para comprender la sensatez racional de este planteamiento y por eso hay que enseñárselo."

"El profesor no sólo, ni quizá principalmente, enseña con sus meros conocimientos científicos, sino con el arte persuasivo de su ascendiente sobre quienes le atienden: debe ser capaz de seducir sin hipnotizar. ¡Cuántas veces la vocación del alumno se despierta más por adhesión a un maestro preferido que a la materia misma que éste imparte!"

"Fomentar la lectura y la escritura es una tarea de la educación humanista que resulta más fácil de elogiar que de llevar eficazmente a la práctica. En esta ocasión, como en otras, el exceso de celo puede ser contraproducente y se logra a veces hacer aborrecer la lectura convirtiéndola en obligación, en lugar de contagiarla como un placer."

Éstas son sólo algunas frases con las que pretendo motivaros para que leáis el libro, si es que tenéis alguna inquietud sobre el hecho educativo, si es que sois o váis a ser padres o maestros.

¡Que os aproveche!

4 comentarios:

Basseta dijo...

Muy interesante tu reseña. Conozco al autor, pero no conocía el libro. Por lo que dices, no se anda con disimulos. Esta frase me ha gustado: " Quien no quiera mojarse, debe dejar la natación ..." (¡a cuantas cosas se puede aplicar!).

Fernando Savater siempre me pareció una persona bastante lúcida, que ha tenido el valor de enfrentarse a muchos tópicos preconcebidos y a muchas formas de poder autoritario. Quizás desde que se junta con Rosa Díez ha perdido un poco, ... es mi opinión.

Yo_soy_yo_y_mis_circunstancias dijo...

¡Fantástica entrada!
El año pasado tuve, junto a más compañeros de clase, la oportunidad de leer este libro para hacer un trabajo, y fue cuando conocí a Savater sin ser de oídas. Es ciertamente un libro que no se anda con miramientos y dice las cosas sin ningún tipo de tapujos. Además, recomiendas al final de la entrada, que es muy recomendable para padres y maestros. Yo diría que incluso para los que no lo son, para cualquier tipo de persona, porque un punto que toca mucho el libro es la temática familiar, y esto ayudaría a comprender la gran importancia y el funcionamiento de la misma a todo aquel que tenga una.
Ahora estoy leyendo de este mismo autor "ética para Amador", pero no lo encuentro tan atractivo, se ve que está dirigido más directamente a un lector más quinceañero y profundiza menos, es más superficial en sus contenidos.

Yo_soy_yo_y_mis_circunstancias dijo...

Por cierto, y a propósito de tu comentario, de momento soy un único chico el que escribe esto, pero espero que algunos de mis amigos y compañeros de clase puedan echarme una mano. Somos estudiantes de 2º de Educación Social de Santiago de Compostela y queremos usar esto como medio de expresión y sobre todo para que eal mirarlo a final de curso recordemos qué hemos hecho todo este curso y no caiga en el vacío del olvido. Un saludo

Claudio dijo...

Gracias por aclararme un poco quién eres. Por cuestión de género y porque me gusta imaginar con alguna base al interlocutor de nuestras conversaciones.

Estoy seguro de que no tardarás en conseguir que te ayuden tus compañeros y compañeras en el mantenimiento de la interesante bitácora que has comenzado.

Me gustaría conocer qué materias estudiáis y a qué conclusiones llegáis a través de ellas.

Un saludo.