Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. guisaet@gmail.com


lunes, 16 de marzo de 2009

Elisa Roche


Me acabo de enterar del fallecimiento de Elisa Roche. Y no tenía ni idea de quién era. Ni a qué se dedicaba. Como la noticia estaba en la sección de Educación de El País, he supuesto que era una maestra o algo relacionado con la pedagogía.

Realmente Elisa Roche ha sido mucho más que todo eso. Al parecer ella ha sido una mujer adelantada a nuestro tiempo (el que vivimos en España, no en el resto del mundo civilizado), que quiso y no le dejaron reformar el sistema educativo del mundo musical.

No voy yo a repetir lo que podéis encontrar en sus fuentes. Podéis, por ejemplo, leer su artículo "Europa cada vez más lejos", publicado en el diario digital "docenotas" y que yo he encontrado en el web de la AMPA del Conservatorio Profesional de Música de Granada.

Y para comprender más a esta gran mujer y su influencia en el mundo de la enseñanza musical, podéis leer los comentarios en "el Weblog de Doce Notas."

Parece ser que se ha perdido una gran persona y una excelente pedagoga. ¿Cuánto nos queda para hacer caso a los que consiguen salir de la caverna?

4 comentarios:

Basseta dijo...

La muerte siempre llega, tarde o temprano. A los vivos nos toca ocupar el vacío dejado por tanta buena gente.

Rebeczka dijo...

Hola, me gusta mucho tu blog!

Te invito a pasear por el mío :)


Un saludo!

Rebeczka dijo...

me refería a que te pasaras por mi nuevo blog! con el otro blog firmo como Motylek y con el nuevo como Rebeczka.. que lio!
Aquí te dejo el link: http://polskeando.blogspot.com

Por cierto, me ha gustado mucho el video que has puesto sobre El Mito de la Caverna. Me encanta recordar lo que decía Platón. :)

un beso

Claudio dijo...

Rebezcka, ahora lo entiendo todo. Ya me he pasado y he dejado huella en tu nuevo blog, que es magnífico, por cierto.

Basseta, es difícil, a menudo, llegar a ocupar el puesto que han dejado ciertas personas que han conseguido alumbrar los espacios en los que han convivido y dejado su huella entre nosotros. Y lo más lamentable es que nos damos cuenta de la luz y sus cualidades cuando nos falta, cuando esa luz se ha apagado.