Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


miércoles, 2 de diciembre de 2009

Crisis también en Educación

La palabra crisis implica un proceso de cambio. En este sentido el mundo, la sociedad y todos sus ámbitos están (estamos) en contínua crisis. Y es que, con la aceleración que conlleva el alto nivel de comunicación global, los actos y decisiones a cualquier nivel conllevan reacciones casi inmediatas y provocan cambios en las necesidades de los ciudadanos, de la Humanidad.

Y es la Educación el ámbito que ha registrado el cambio más lento en sus estructuras y en sus planteamientos, mientras que las necesidades de sus usuarios han ido variando de la forma más acelerada imaginable aun por los mismos que utilizan sus servicios.

Sólo los paises, las culturas que han sustentado su razón de ser en la Educación, están en disposición de afrontar los demás cambios, el resto de las crisis que afectan a todo el mundo, de una forma más efectiva, con mayor nivel de garantías de éxito.

En España, que se muestra como un país para nada uniforme, donde cada Autonomía decide cómo y cuándo adecuar y asignar sus recursos a sus propios intereses (casi siempre partidistas), las necesidades educativas son afrontadas de desigual manera.

Desde el Gobierno central se intenta vertebrar medidas que impulsen la inversión y la satisfacción de las necesidades en materia de educación, pero las distintas administraciones autónomas utilizan esos recursos como mejor les parece o, como ocurre con la Comunidad Valenciana, deja perder esos recursos para no dar méritos a su rival político. Tal es el caso de los 11 millones de Euros destinados a incrementar la oferta pública en el primer ciclo de Educación Infantil. También es cierto que el Partido Popular cree más en la iniciativa privada y prefiere subvencionar o concertar los centros privados, con el consiguiente incremento de gasto, tanto público como privado.

Ayer hubo manifestaciones en las tres capitales de la Comunidad Valenciana, pidiendo la dimisión del Conseller, o por lo menos un cambio de 180º en su política educativa. Los 13 puntos de la Plataforma son pocos, resumen sobre todo las necesidades del profesorado y habría que añadir las inquietudes y las necesidades de los padres y madres, los verdaderos usuarios del servicio educativo a través de sus hijos e hijas. No obstante, bueno es que se movilice la sociedad ante la inoperancia y la ineptitud de los dirigentes políticos.

El peligro de todo esto es que casi siempre, la rentabilidad de estas movilizaciones no es la misma para todos. Casi siempre, los que sacan tajada son los políticos de la oposición y los sindicatos. A los padres y madres se nos olvida pronto.

Por eso es bueno abrir foros de debate serios, donde sean tratadas las inquietudes y las necesidades de todos los sectores, tratando de no perder de vista que el objetivo principal de la educación no es crear puestos de trabajo docente ni administrativo, sino formar adecuadamente a los futuros ciudadadanos. Y en base a sus necesidades, se deben tomar las medidas oportunas, dejando de considerar al resto de los sectores que forman la comunidad educativa como rivales, sino como socios y compañeros.

1 comentario:

Basseta dijo...

El año pasado Font de Mora reconoció que la Generalitat adeudaba a las universidades públicas valencianas 815 millones de euros. La Generalitat para "cuadrar los presupuestos" de 2009, recortó un total de 200 millones.

Ahora, antes de que termine el 2009, el presupuesto se ha agotado y cada universidad se ha tenido que buscar la vida para pagar las nóminas y recurrir al endeudamiento por culpa de la Generalitat valenciana" (esto fue denunciado hace apenas un mes por los delegados sindicales en la Universitat de València, la Politécnica y la de Alicante).

Mientras esto ocurre, la Generalitat ha duplicado el presupuesto destinado a la universidad virtual, la conocida VIU, que dispondrá de 7,2 millones de euros en 2010 frente a los 3,9 de 2009, y ello pese a que su puesta en marcha ha resultado decepcionante, ya que arranca con más de 20 alumnos pero menos de cien, según reconoció su rector, José Sanmartín.

Como dijo un conocido personaje histórico, "por sus hechos los conoceréis".