Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


lunes, 24 de mayo de 2010

Seguimos sin rumbo, ¿a quién le importa?

Leo un artículo del diario INFORMACIÓN de Alicante, en su suplemento dominical del 23 de Mayo, titulado "Suspensos en esfuerzo", y me reafirmo en mi convicción de que está lejos el día en que la Educación en España y más concretamente en la Comunidad Valenciana se encamine con paso firme hacia la consecución de sus objetivos con unos mínimos de Calidad equivalentes a los de los países más avanzados.

El artículo puede que sea poco profundo, que recoja de forma imprecisa la opinión de los diversos colectivos, o que roce apenas los problemas que afectan a nuestro Sistema, pero lo más significativo son los comentarios que sobre el tema se vierten en la edición digital del diario. Seguimos tirándonos los trastos unos a otros, sin aceptar de forma abierta y honesta las responsabilidades de cada uno. El profesorado responsabiliza del fracaso a los padres incultos e irresponsables, a la escasa financiación, y a los caprichos de los políticos de turno. Los padres achacan los males del Sistema educativo a un profesorado desmotivado y falto de vocación, además de a una legislación que constriñe al alumnado. Los alumnos son los que demuestran más sentido común al aceptar su parte de responsabilidad, aunque al propio tiempo señalan que sufren la incomprensión de un profesorado que se limita, en muchos casos a dar la clase sin desarrollar debidamente los temas y conceptos.

Y los políticos se dedican a echar balones fuera, culpando de todo al contrario, y dificultando en lo posible una solución que dé votos a los otros.

Mientras tanto, los alumnos que tienen la mala suerte de tener una familia desestructurada y conflictiva, son los grandes perdedores sin comerlo ni beberlo. Son ellos los que pagan en primera persona los platos rotos de una sociedad que tan individualista que ha dejado de tener entidad social, tan sólo es una suma de individuos que sólo ven su propio ombligo.

El barco va a la deriva y los que más gritan son los que menos capacidad tienen de resolver nada.

Mi homenaje y gratitud a todos esos profesores y maestros que cada día luchan para tratar de compensar las dificultades que se encuentran en sus aulas con el respeto, el esfuerzo y la escucha a sus alumnos. Maestros que cada día aprenden con sus alumnos, evolucionan con ellos y viven con ellos.

1 comentario:

Basseta dijo...

Es la historia que se repite, nadie quiere asumir la más mínima responsabilidad, la culpa siempre es de otros ¿qué se podría hacer para cambiar una tendencia tan poco productiva?

Se me ocurre que deberían meterse padres, profesores y técnicos en una habitación durante un día entero: haciendo "brainstorming" (tormenta de ideas) e intentar generar nuevas ideas y nuevos planteamientos para un problema tan viejo.