Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


jueves, 12 de junio de 2008

Cuando caen las hojas, se ven los nidos


Esta es una frase que he escuchado desde niño en valenciano. En origen dice: "A la caiguda dels pàmpols, es veuen els nius". Viene a expresar que cuando llegan las dificultades es cuando se aprecian los verdaderos valores. También las deficiencias.

Me ha venido esta frase a la mente con motivo de la huelga de transportistas y pescadores que estos días se están llevando a cabo en España. Esta circunstancia está favoreciendo que afloren las debilidades humanas, los miedos, los egoísmos y las situaciones de pánico colectivo que conlleva la escasez de recursos, tanto de combustible como alimentarios.

Esa escasez está agravada por la actitud acaparadora de cierto número de personas que temen quedarse sin ellos, sin pararse a pensar que con su actitud provocan, precisamente lo que temen.

No pretendo, en esta entrada, juzgar o valorar las referidas huelgas. Son un derecho de todo trabajador, que casi siempre las usa como último recurso. Lo que ocurre es que son un arma de doble filo: es complicado distinguir dónde acaban mis derechos y dónde empiezan los de los demás. Porque, aunque se tenga toda la razón en una reivindicación, se tiene la libertad de secundarla o no, de apoyarla o no. Y nunca la violencia es un argumento justificado, aunque es una consecuencia lógica en momentos de tensión.

Lamentable es, pues, la muerte de personas durante estos actos reivindicativos. Muerte de la que todos, los huelguistas y los que no lo son, somos responsables.

Como lamentable es que, debido a que unos acaparan alimentos y combustible, otros se ven privados de ellos.

También, en momentos difíciles, salen a relucir los valores de ciertas personas, que derrochan generosidad y solidaridad sin límites. Espero que no se den las circunstancias propicias para que esos nidos destaquen con tanta claridad.

La imagen la he tomado del blog "elezvería ki evzíni"

1 comentario:

Basseta dijo...

El otro día escuché una frase de contenido similar: "Cuando baja la marea se ve quien nada sin bañador".

Estoy de acuerdo con tus apreciaciones. Es un dilema decidir si se puede apoyar o criticar una huelga de estas características, cuando sabemos lo fácil que es manipular a un grupo de personas realmente desesperadas.

Pero yo tengo claro que la frustración de los camioneros deriva de haber confiado en su día en cantos de sirena: creyeron que eso de ser “empresarios” les convenía; aceptaron pagar de su bolsillo su propio medio de producción (el camión); aceptaron dejar de ser empleados para convertirse en socios o cooperativistas o autónomos, pensando en pingues beneficios.

Todo eso se ha ido al traste con la subida del precio del combustible y ahora han tomado conciencia de lo que en su día fue una tomadura de pelo.