Motor de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Resultados de Búsqueda personalizada

Para contactar conmigo:

Aquí puedes enviar tus aportaciones, noticias, ideas. Son bienvenidas. Guisaet@gmail.com


viernes, 12 de junio de 2009

¿Qué está pasando?

Es la pregunta que me hago cada vez que oigo noticias como la que ocupa estos días las portadas de todos los periódicos del mundo, de los noticieros televisivos y radiofónicos, de las tertulias de bares, cafés y plazas públicas.

¿Qué está pasando para que en un mundo en plena crisis se pagen 96.000.000 de Euros por un futbolista? Un mundo donde tanta gente está pasando verdaderos apuros para sobrevivir, y no estoy hablando de gente de países lejanos, sino de vecinos nuestros, de personas que han perdido el empleo y están entrampados con hipotecas y otro tipo de gastos a los que repentinamente no puede hacer frente. Frivolizar de esta manera con el dinero, con la energía social y económica es tan vergonzoso como regar el césped de un campo de golf en medio de una zona con racionamiento de agua.

Es como pisotear la comida frente a la gente que se muere de hambre.

Tal vez, este jugador no sea responsable directo de ésto, pero su imagen irá ligada siempre a esta paradoja, a este despilfarro.

No sé, yo creo que estamos asistiendo a un momento crucial en la degradación y confusión de los valores característicos de la humanidad. Esto no puede durar mucho tiempo más. Porque, o cambiamos o nos veremos forzados a cambiar.

Es mi opinión, y espero no ser un bicho raro. Sería muy triste.

3 comentarios:

Basseta dijo...

Siento impotencia ante tamaña burrada. ¿De donde saca el madrid ese dinero? Pues seguro que una gran parte (a saber que porcentaje) de créditos, de bancos, de bancos que están ejecutando hipotecas a diario, de bancos que niegan créditos a las pequeñas empresas porque estamos en crisis, claro.

¿Qué piensan los mileuristas? ¿Nadie piensa hacer nada? ¿Seguiremos como antes?

Reme dijo...

Esto es realmente vergonzoso, patético, indignante, escalofriante, desesperanzador...No sé que más calificativos atribuir a semejante exceso.
Yo entiendo el deporte como algo saludable, que genera valores de equipo, de compañerismo, de superación personal...Pero esto ya no es eso.
Es una pena. No lo soy, pero si fuera socia, me borraba de inmediato.
Esto es imparable. Qué pena. Si algún día consiguiéramos colmar una sola vez un estadio de fútbol de personas interesadas por la educación, o sea, por el futuro, sería un milagro. Otro gallo nos cantaría.
¡Qué horror de noticia!

Rosa Maria dijo...

Me gustaría iniciar una plataforma para denunciar estos abusos y que los que nos sentimos indignados, que yo creo que somos muchos, nos uniéramos. La unión hace la fuerza. No se puede permitir estas barbaridades en estos momentos en que mucha gente pierde sus casas, trabajo. Me parece una indignidad. ¿No somos capaces de hacer algo para que se acaben estos abusos? Muchos empresarios han tenido que cerrar sus negocios y los trabajadores a la calle porque los bancos no les han concedido préstamos.